La motivadora del Cholo

Conocé la historia de Irene Villa, especialista en charlas motivacionales que sufrió una tragedia cuando era chica. Amiga de Simeone, vaticina: “Esta Champions será nuestra”

Irene Villa es un extraordinario y maravilloso ejemplo de cómo poder sobrevivir a una tragedia. Cuando tenía 12 años, ella y su madre fueron víctimas de un atentado de la ETA, en Madrid. A Irene debieron amputarle ambas piernas. Sin embargo, un par de años después ya estaba dando charlas en distintos colegios sobre lo que había padecido. La palabra y poder ayudar a los demás fue su verdadera salvación. Pasaron muchos años y hoy es una reconocida especialista en charlas motivacionales que recorre el mundo transmitiendo su experiencia de vida. Además de periodista, escritora y psicóloga. Y llegó tan lejos su fama que el propio Diego Simeone, quien por estas horas se estará jugando la posibilidad de ganar la Champions, se comunicó con ella conmovido por su historia. Ambos en la actualidad comparten una buena amistad. Para el Cholo, ella es como si fuera una especie de guía espiritual.

-¿Cuándo fue que comenzaste con tus charlas?

-Al poco tiempo. A los 15 años ya hablaba sobre mi experiencia en los colegios y me invitaban de universidades. A la gente le sorprendía que tanto mi madre como yo hayamos podido perdonar a los asesinos. Pudimos romper el pasado. Para superar algo primero hay que aceptarlo. Y el perdón es la mejor manera. Luego, con el tiempo, fui participando en foros sobre las víctimas de la violencia, en congresos internacionales de víctimas del terrorismo como el 11-S… De a poco empecé a profesionalizarme y comencé a dedicarme a estas charlas motivacionales más de lleno.

-Pero a su vez te convertiste en deportista.

-Sí, deportista paralímpica. Me dediqué a esquiar. Los que tenemos algún tipo de discapacidad somos deportistas de elite obligatoriamente porque vivimos superando distintos obstáculos día a día. Eso me hizo ser más conocida y entré en el mundo del deporte. Le he dado charlas a pilotos de motociclismo, he coincidido con Rafael Nadal en un congreso de valores para los jóvenes y luego también he dado este tipo de charlas en empresas, a empleados y también a directivos que buscan que su equipo de trabajo esté motivado.

-¿Y cómo coincidiste con Simeone?

-El me llamó. Por medio de Carla, su novia, yo me enteré de que ellos habían visto algunos videos míos y se entusiasmaron con mi historia. Y un día, se comunicó conmigo. Fue en el 2014. Me contó que el equipo venía bien pero que tenían un encuentro que era clave para sus aspiraciones al título y que necesitaba una motivación extra para su plantel. Jugaban en el San Mamés ante el Athletic. ‘Si perdemos este partido, no habrá Liga’, me dijo. Para mí fue un honor y un privilegio que me haya llamado. Además yo soy colchonera.

-¿Qué recordás de aquella charla?

-Que fue muy bonita. A mí me encanta la psicología deportiva, la inteligencia emocional, todo eso. Recuerdo que la charla fue el mismo día del partido, por la mañana. El los reunió a todos y los futbolistas, cuando iban entrando al salón del club, no sabían bien de qué se trataba, con qué se iban a encontrar. Así que arranqué mostrando los videos del atentado, que son realmente emocionantes. Yo empecé a ver en ellos la emoción que sentían a través de sus rostros. Sus ojos se ponían cristalinos. Cuando terminé la charla, cada jugador se levantó de su silla y vino a saludarme.

-¿Qué te dijo el Cholo?

-Me dio las gracias. Me dijo que yo había conseguido el efecto que él estaba buscando. Yo les dije: ‘el poder está en vosotros’. Y de Simeone me encanta que más allá de ser un gran entrenador, es un gran motivador. Ojalá no se vaya nunca de nuestro club. Mi padre, que era del Atleti, me decía luego de cada partido y de cada frustración, ‘hija, jugamos como nunca y perdimos como siempre’. El Cholo logró cambiar eso.

-El Atleti ganó aquel partido…

-Sí, claro. Menos mal, ¡no? jaja…

-El Atlético es un ejemplo de compromiso, de solidaridad y del esfuerzo al servicio de los objetivos. ¿Qué pensás sobre eso?

-Me encanta su forma de jugar. El trabajo en equipo es fundamental en todos los aspectos de la vida. La humildad es algo básico. Los egos y los individualismos no ayudan a ganar ni a progresar. El que deja el ego a un lado tiene más oportunidades de triunfar. Yo siempre digo que el talento sin talante no sirve para nada. El talento se potencia con tu energía, con la humildad…

-¿Seguís en contacto con Simeone?

-Sí, claro. Yo siempre antes de un partido importante le escribo para desearle suerte y él me agradece. El año pasado me invitó a mí y a mi marido a ver un partido de la Champions en el Calderón. Ojalá en esta final nos saquemos la espinita. El se lo merece. Cada vez que le escribo me dice ‘Irene, sentimos tu buena energía así que nosotros seguiremos peleando, sin bajar los brazos”. Es de las pocas personas que conocí en el mundo que te transmite toda su energía cada vez que te da un abrazo.

-¿Hablaste antes de esta final?

-Por supuesto. Cuando vencieron al Bayern lo felicité y le dije: ‘esta vez, la Champions será nuestra’.

Fuente: Diario Olé

Compartir: